TaleArt

Arte

En este blog se trataran aspectos artísticos relacionados con la arqueología

Visita museo Cerralbo

Escrito por TaleArt 06-04-2016 en museo cerralbo. Comentarios (0)

El museo Cerralbo de Madrid  (España), alberga una antigua colección privada de obras de arte, objetos arqueológicos y demás antigüedades reunida por Enrique de Aguilera y Gamboa, XVIImarqués de Cerralbo. Ejerció de político pero sobre todo es recordado como historiador y promotor de excavaciones arqueológicas.

El marqués falleció en 1922, y en su testamento legó la gran mayoría de sus piezas de arqueología al Museo Arqueológico Nacional y el resto de su colección y el palacio que la alberga, construido entre 1883 y 1893 porAlejandro Sureda, Luis Cabello Asó y Luis Cabello Lapiedra, sucesivamente;2 al Estado, que aceptó el legado testamentario por real orden de 10 de abril y 24 de septiembre de 1924. Diez años después se constituyó la Fundación Museo Cerralbo (O. M.de 22 de marzo de 1934).

El edificio fue inaugurado como museo en 1944. Las obras de adecuación a sus nuevas funciones y ampliación estuvieron a cargo del arquitecto Guillermo Diz Flores. En 1962 fue declarado Monumento Histórico Artístico. Dos años más tarde experimentó una nueva intervención a cargo de Fernando Chueca Goitia. Sometido el palacio a obras de modernización desde verano de 2006, permaneció clausurado durante años y fue reabierto el 14 de diciembre de 2010.

250px-palacio-del-marqu-os-de-cerralbo-madrid-01.jpg

El Cerralbo es un museo singular, «de ambiente», pues mantiene casi intacta su estética de época, con una acumulación de muebles, antigüedades y pinturas. De hecho el mismo edificio, de influencia italiana, se proyectó más como galería visitable y escenario de fiestas que como residencia propiamente dicha. El marqués pasaba gran parte del tiempo fuera de Madrid, viajando por Europa, de modo que pensó este palacio no como su hogar habitual sino como sede de sus colecciones, donde pudiese organizar fiestas y recibir visitas cuando acudía a Madrid. Se cuenta que residiendo en Biarritz remitía a Madrid los planos e indicaciones para construir el palacio, lo cual dificultaba la labor del arquitecto Sureda y dio como resultado algunos errores o incongruencias en la distribución de las salas.

1459935714_museo.jpg

Al tratarse de una mansión más enfocada a la exhibición y ostentación que al uso cotidiano, se proyectaron amplios salones para las colecciones más relevantes y se destinaron espacios reducidos para la vida diaria. Actualmente se conserva casi íntegra la decoración de la planta principal, que incluye un suntuoso salón de baile, mientras que las estancias más privadas sufrieron sucesivos cambios por el uso. Han sido finalmente recuperadas con mobiliario original y otras antigüedades adquiridas en fecha reciente.

El palacio Cerralbo guarda similitudes con el museo Lázaro Galdiano sito también en Madrid, aunque sus contenidos se formaron en épocas y circunstancias diferentes; la colección Cerralbo es anterior y de hecho se consideraba la más valiosa de su época. Esta institución se singulariza por conservarse como casa-museo y reflejo de una época, mientras que el museo Lázaro Galdiano ha sufrido reformas más profundas.

El marqués de Cerralbo tenía gustos eclécticos y dirigió parte de sus esfuerzos a la arqueología, lo que ayuda a explicar el perfil más bien desigual de su pinacoteca. Con todo, cuenta con una relevante sucesión de maestros y varias obras han recobrado autorías de prestigio tras las últimas investigaciones.


Visita clase práctica viernes 1 de Abril, creado por Tamara Abad Correa.



Cementerio más antiguo de la Península

Escrito por TaleArt 09-03-2016 en Hallazgos arqueológicos. Comentarios (0)

Nuevas dataciones de los restos de 15 individuos, descubiertos en 1987 y 1988 en este cementerio al aire libre, sitúan el enterramiento de El Collado (Valencia), como el cementerio más antiguo de la Península Ibérica. Estos esqueletos pertenecerían según estos nuevos análisis a hombres y mujeres enterrados hace entre 9.500 y 8.500 años, varios siglos antes de las necrópolis de la fachada atlántica realizados por concheros en lo que hoy es Portugal (de hace 8.400 años) y los enterramientos de la costa cantábrica (7.900 años).

El cementerio, que no llega a los 150 metros cuadrados de tamaño, se estuvo usando durante casi un milenio, mucho más que otros de enterramientos mesolíticos de la Península que apenas duraban unas generaciones. Los datos señalan además que los enterramientos se realizaron sin cruzarse unos cuerpos con otros, lo que indica que estaban señalizados y que se respetaban a la hora de colocar nuevos cadáveres, que en algunos casos presentan dislocaciones, lo que indica el uso de sudarios o que se hubieran atado los miembros. Este cementerio se vincula a una época en que los últimos grupos de cazadores-recolectores de la Península comenzaban a realizar asentamientos estables.

1422524238-899745-1422524740-noticia-normal-2-.jpg

Tamara Abad Correa


Los amoríos de Zeus, Écija

Escrito por TaleArt 09-03-2016 en Hallazgos arqueológicos. Comentarios (0)

Como los dioses nacidos de las entrañas del universo, un mosaico de 40 metros cuadrados ha resurgido de entre las tierras astigitanas para volver a brillar 1.800 años después. Son los amoríos de Zeus, miles de teselas colocadas con delicadeza por artesanos del siglo III de nuestra era para dar forma a las aventuras y desventuras del máximo dios de lamitología clásica. En apenas una semana, a cerca de 40 grados centígrados, el equipo de profesionales comandado por el arqueólogo y espeleólogoSergio García-Dilsha retirado escombros y estucos de las paredes caídas en la Plaza de Armas de la localidad sevillana de Écija para descubrir a la humanidad su patrimonio aún escondido.

Aparece Europa desnuda subiéndose al dorso de Zeus convertido en un imponente toro unos segundos antes de ser raptada, se aprecian claroscuros de teselas que dan curvas a la espalda de Dánae, que gira los brazos y abre las manos para palpar las gotas de lluvia de oro en la que se convirtió el dios… Es visible el héroe Ganímedes, embaucado por la divinidad en forma de águila para atraparlo y llevarlo al monte Olimpo tras enamorarse perdidamente de él. Revive la deidad como un sátiro que cautivó a Antíope o como cisne que sedujo a Leda...


1457521339_amorios.jpg

Son 30 personajes representadosque se conservan intactos en 12 de las 15 escenas que componen el mosaico, que previsiblemente ocupaba una estancia de una vivienda doméstica de algún personaje adinerado de la colonia romana en la zona, rica por el aceite de oliva en los tiempos en los que Écija fue capital de la Bética y atrajo hasta sus tierras a militares de hasta tres legiones del ejército romano.

“La calidad del mosaico es extraordinaria. Las imágenes tienen una expresividad brutal. Los artesanos no se limitaron a representar las escenas, intentaron dar volumen, giros expresivos, movimiento, detalles... El principal interés es que es una obra narrativa y por su calidad recuerda a los de Túnez”, explica todavía con emoción García-Dils, que trabaja en la excavación desde 1999, cuando se abrió por primera vez para estudiar el enclave, que había sido un barrio de infraviviendas desde 1950. Los habitantes del siglo pasado desconocieron entonces el valioso lecho sobre el que descansaban.

Según los primeros análisis, se ha usado de forma masiva la pasta vítrea para recrear azules, naranjas, turquesas... los colores que no se encuentran en la naturaleza. “Estas piezas son mucho más delicadas y poco frecuentes, pero en este caso se conservan muy bien, y se compaginan, por ejemplo, con las teselas ocres de terracota, que se desgastan con facilidad”, detalla García-Dils, que añade que es previsible que hubiese un taller musivo en los alrededores y fabricaran las piedrasex profesopara este mosaico. “Se observan además varias manos en el trabajo”, adelanta.

Serán ahora las manos de los profesionales del siglo XXI las que retomen el testigo de esos artesanos y durante al menos dos años estudien este mosaico, lo restauren y lo reubiquen en la Plaza de Armas, que será en el futuro un parque arqueológico por el que se paseará sobre miles de años en 5.840 metros cuadrados. “Lo que todavía está por excavar puede ser espectacular”, vaticina García-Dils. Este mosaico se suma a las sorpresas descubiertas en lo que va de año.En enero quedaron asombrados con el hallazgo de otras tres estancias: una con paredes estucadas color granate que pueden alcanzar los dos metros y medio de altura decoradas con trazos florales y datadas en el siglo I que podrían asemejarse a las de Pompeya; otra habitación de suelos de mármoles traídos desde las canteras del Mediterráneo y un impluvium. “Las expectativas son enormes”, repite Dils, que comparte opinión con las arqueólogas Ana Santa Cruz y Cristina Cívico, que también forman parte del equipo.

Tamara Abad Correa